Smart Analytics

...

Ver Màs

Smart Ideas

...

Ver Màs

Smart Liquidity

...

Ver Màs

El mundo de hoy nota y monitorea una revolución de datos dentro de todas las áreas económicas, financieras y sociales. La cantidad de datos (como explosión de información) y su complejidad deben ser aclarados, agregados, analizados y explicados para ser explotados en “smart” decisiones y creación de valor. 

 

La tecnología es obviamente útil para gestionar este flujo de datos. Pero los propietarios de los activos y los gestores de inversiones, atraídos por esta revolución, no deberían perder de vista los mecanismos básicos. Lo simple parece ser lo mejor: la primera prioridad debe ser la de identificar la información clave necesaria. Esta información clave debe ser información relevante: debe ser útil, ya que permite, trayendo nuevos elementos de conocimiento al usuario, lograr el objetivo que ha establecido. También debe ser utilizable, es decir, debe poder procesarlo fácilmente. Lo que está en juego es doble con respecto a este tipo de información: su selección y uso (tratarla de manera eficiente, luego generar un análisis de valor añadido y entregar resultados).

En nuestro contexto financiero, la selección se limita a la elección de lo que queremos seguir, la elección de fuentes o la elección de su precisión (o fiabilidad). Su uso sería estar mejor informado, aprender, añadir valor, agregar una opinión, optimizar su toma de decisiones o incluso mejorar la organización y los sistemas TI de la empresa.

Considerar la información como un activo …

Pensamientos racionales y pragmáticos, una sólida comprensión de nociones financieras, tecnologías digitales y soluciones pertinentes son una combinación optimizada para aportar innovación y valor dentro del universo de gestión de inversiones. A través de la innovación, se podría obtener resultados completos y moderados, apropiados en términos de contenido con “smart” indicadores.

Por lo tanto, el enfoque debe ser orientar a los inversores y asesores a utilizar más información sintética y realmente útil para decidir y gestionar mejor su patrimonio/cartera.

 

Un rendimiento más eficiente y la sostenibilidad del patrimonio resultan de una mejor utilización de información relevante.